ALBERGUES PARA TODXS!

ALBERGUES PARA TODXS!

ALDE ZAHARREKO BIZILAGUNAK


 

RUEDA DE PRENSA:

Distintos colectivos y entidades preocupadas por la situación de desatención que sufren las personas sin techo en esta ciudad convocamos esta rueda de prensa para denunciar tanto la insuficiencia de recursos municipales como el cuestionable funcionamiento de los protocolos existentes.

Tras dos muertes por congelación en estos últimos días (una en Zarautz y otra en Hendaia), la situación que se vive en Donostia es susceptible de generar alguna otra desgracia más. El ayuntamiento de Donostia tiene un protocolo de actuación que consiste en habilitar un espacio, al que llaman el cuarto del frio, para que las personas sin hogar puedan pasar la noche cuando las temperaturas bajan por debajo de 5ºC. A día de hoy, este espacio tiene una capacidad exclusiva para 20 personas y es el SMUS, es decir, los servicios de emergencia social, quienes deciden, en función de una catalogación referida a la vulnerabilidad específica de la persona, quién entra y quién no en este reducido cupo.

Desde el pasado día 5 de enero, tras varios días con mínimas por debajo de 5ºC, este espacio abrió sus puertas para las personas que están en la lista del SMUS, dándose situaciones más que lamentables. Para empezar, no todas las personas de ese listado han acudido estos días al albergue de Uba, donde se sitúa este año el cuarto del frío (una localización, por otro lado, extremadamente periférica). Tras recibir informaciones contradictorias por parte de las instituciones en cuanto a los protocolos que se iban a seguir, la Red de Acogida, con el apoyo de otros colectivos ciudadanos, tuvieron que insistir para que fueran admitidas varias personas que eran rechazadas por no figurar en esta lista del SMUS, a pesar de que había plazas libres en dicho cuarto del frío. Aunque sí se ha habilitado un dispositivo para el desplazamiento de estas personas a Uba, las que han podido pasar la noche allí han sido desalojadas a las 8:00 de la mañana sin ningún tipo de previsión de transporte, teniendo que volver a pie a los lugares por los que se suelen mover, muchas veces por el centro de la ciudad. Y todo esto con el riesgo de cierre inminente de este espacio, en el momento en el que las previsiones no den temperaturas inferiores a esos 5ºC.

Es por esto que desde aquí queremos denunciar la arbitrariedad de los protocolos municipales, que demuestran una clara carencia de recursos destinados a la atención de las personas en situación de calle y la más que cuestionable actuación por parte de los agentes institucionales (y también de la guardia municipal) en un contexto de emergencia climática como el vivido estos días. ¿Es que acaso están esperando a que alguien muera por congelación o sufra daños graves para dotar de sentido común a las normativas municipales?

Además de esto, consideramos que la municipalidad debe asumir su responsabilidad en las consecuencias de los desalojos (el último, realizado en los edificios del Infierno) en pleno inicio del invierno, añadiendo a este ya cuantioso grupo de personas en situación de calle a varias decenas más, sin plantear medidas alternativas de alojamiento y asistencia para ellas e incluso impidiéndoles pernoctar en los rincones protegidos de las inclemencias climáticas que de forma autónoma van encontrando.
Y, por tanto, exigimos al ayuntamiento que cumpla con la finalidad para la que se creó el dispositivo del frío. Que no cierre la puerta a nadie que esté en situación de calle en estos días. Que se habiliten más plazas, si fuera necesario. Que no se les eche a la calle al punto de la mañana. Que puedan comer algo caliente durante el día y que se les dote de equipamiento contra el frío. Y que sea la Guardia Municipal la que, patrullando las calles, informe a las personas que están en esa situación, de la existencia del dispositivo y les ofrezcan llevarlas al mismo.

Mientras siga existiendo este vacío institucional, los distintos colectivos ciudadanos que firmamos este documento, seguiremos practicando una solidaridad activa, bien sea, informando a las personas sin hogar y forzando a las instituciones a actuar, bien aportando con un plato de comida caliente o con mantas y ropa de abrigo a las personas sin techo, pero siempre tendremos muy claro que esto no son más que parches destinados a cubrir parcialmente lo que debe ser una responsabilidad institucional.

ALDE ZAHARREKO BIZILAGUNAK

Qué es la AES.

Qué es la AES.

Ayudas de Emergencia Social

Las ayudas de emergencia social son prestaciones no periódicas,  destinadas a aquellas personas, integradas en una unidad de convivencia cuyos recursos resulten insuficientes para hacer frente a gastos específicos, de carácter ordinario o extraordinario, necesarios para prevenir, evitar o paliar situaciones de exclusión social.

Cuantías anuales máximas de las AES por Unidad de Convivencia :

  • Gastos de alquiler: dependen del número de UC solicitantes y del tipo de contrato. Artículo 2.1.a) de la Orden de 17 de diciembre de 2019.
  • Gastos derivados de intereses y de amortización de créditos contraídos como consecuencia de la adquisición de una vivienda o alojamiento: hasta 250 euros mensuales, sin poder superar el 70% del abono mensual del crédito.
  • Gastos de energía (suministro eléctrico, gas y otros combustibles de uso doméstico): hasta 900 euros anuales; en el caso de 2 UC hasta 450 euros anuales cada una.
  • Gastos de mobiliario y de electrodomésticos de la ‘línea blanca’: hasta 1.850 euros anuales; en el caso de 2 UC hasta 925 euros cada una.
  • Gastos de adaptación, reparación y/o de instalaciones básicas en la vivienda: hasta 1.850 euros anuales; en el caso de 2 UC hasta 925 euros cada una.
  • Otros gastos necesarios para el disfrute y mantenimiento de la vivienda o alojamiento habitual (agua, basuras, alcantarillado, IBI, comunidad y gastos relacionados con la seguridad de la vivienda): hasta 900 euros anuales; en el caso de 2 UC hasta 450 euros anuales cada una.
  • Gastos relativos a las necesidades primarias: hasta 1.850 euros anuales para cada UC.
  • Gastos de endeudamiento previo: hasta 3.000 euros anuales; en el caso de 2 UC hasta 1.500 euros cada una.

Todas estas ayudas se enmarcan dentro de un límite de condiciones que se pueden consultar en la página web que el Gobierno Vasco tiene publicada a tal efecto.

Quién puede optar a estas ayudas

Podrán acceder a las Ayudas de Emergencia Social, aquellas personas que cumplan los requisitos establecidos en el artículo 5 del Decreto 4/2011, de 18 de enero.

  • Estar empadronadas y tener la residencia efectiva en el municipio en el que se solicita la ayuda y haber estado empadronadas y tener la residencia efectiva en cualquier municipio de la Comunidad Autónoma de Euskadi al menos con seis meses de antelación a la fecha de presentación de la solicitud. Si no se cumple ese período mínimo previo, deberán haber estado empadronadas y haber tenido la residencia efectiva en cualquier municipio de la Comunidad Autónoma de Euskadi durante cinco años continuados de los diez inmediatamente anteriores.
  • Constituir una unidad de convivencia como mínimo con un año de antelación a la fecha de presentación de la solicitud.
  • Tener cumplidos 18 años.
  • No ser destinatarias de la prestación complementaria de vivienda, salvo si las ayudas de emergencia social se solicitan para la cobertura de los gastos contemplados en los apartados b) y c) del artículo 3.
  • No disponer de recursos suficientes con los que afrontar los gastos específicos contemplados en el artículo 3 de este Decreto que afecten a las personas miembros de su unidad de convivencia.
  • No disponer de un patrimonio cuyo valor sea superior a cuatro veces la cuantía anual de la renta básica para la inclusión y protección social que les pudiera corresponder, en el supuesto de ausencia total de recursos, en función del número total de personas relacionadas entre sí por los mencionados vínculos.
  • Estar inscritas o haber solicitado la inscripción como solicitante de vivienda de alquiler en el servicio Etxebide del Departamento de Vivienda, Obras Públicas y Transportes, en los casos en que las ayudas de emergencia social se destinen a la cobertura de gastos de alquiler.
  • No existir relación de parentesco hasta el tercer grado por consanguinidad o afinidad entre cualquiera de las personas miembros de la unidad de convivencia de la persona solicitante y la persona arrendadora de la vivienda o cualquiera de las personas miembros de su unidad familiar, en los casos en los que las ayudas de emergencia social se destinen a la cobertura de gastos de alquiler.

Agradecimiento

Nuestro agradecimiento a ARRATS Elkartea , organización sin ánimo de lucro que trabaja en defensa de las personas con exclusión o en riesgo de estarlo, por haber resuelto esta duda en estos tiempos de tanto trabajo y tan complicados de pandemias, desalojos, crisis y deshaucios.

Eskerrik Asko

Más información sobre Ayudas y Subvenciones

Arrats Elkartea dispone de una web en la que os podéis informar de las ayudas y subvenciones de municipios, CAPV y estatales. Toda esta información se encuentra recogida en el apartado GUÍAS ESPECIALIZADAS GUÍA  / BÁSICA DE SERVICIOS SOCIALES en el enlace AYUDAS SOCIALES del menú.

ACCEDER A AYUDAS SOCIAES

 

EL GOBIERNO VASCO VULNERA AL 100% EL DERECHO A HUELGA

EL GOBIERNO VASCO VULNERA AL 100% EL DERECHO A HUELGA

EL GOBIERNO VASCO VULNERA AL 100% EL DERECHO A HUELGA DE LAS TRABAJADORAS DE LAS RESIDENCIAS DE GIPUZKOA

 

NOTA DE PRENSA DEL SINDICATO ELA

Desde ELA queremos denunciar que en tres años, y 243 días de huelga, la única aportación de la Delegación de Trabajo del Gobierno Vasco a este conflicto ha sido, plegarse a los intereses de la patronal y la Diputación, para vulnerar el derecho a huelga de las trabajadoras.

No por no ser esperado deja de ser un escándalo lo sucedido. Se vuelve a demostrar la subordinación absoluta del Gobierno Vasco a los intereses de la patronal. Mañana ni auxiliares de enfermería, ni trabajadoras de la limpieza, ni enfermeras, ni médicos…  podrán hacer huelga en las Residencias.

Desde ELA denunciamos que este ejercicio de falta de valores democráticos que hace el Gobierno Vasco, lo hace con la sola intención de vulnerar el derecho a huelga de las trabajadoras y no por defender el interés de los y las residentes.

Sino, ¿Cómo explica el Gobierno Vasco, que estando en huelga haya trabajando más gente en las residencias de Gipuzkoa que en las de Bizkaia o Araba?  ¿Acaso el cuidado mínimo que hay que establecer en Gipuzkoa en las residencias, no se lo merecen los mayores de Bizkaia o Araba?

Es tan perversa la lógica de este sector, donde en Instituciones y empresas solo prima el cuidado del bolsillo, qué el Gobierno Vasco impone unos servicios mínimos, que el decreto que han aprobado ellos, no cumple. Si de verdad la Diputación, empresas o Gobierno Vasco tuvieran intención de hacerse cargo de su responsabilidad, los SSMM serían de un  200%, pero no el día de huelga, durante todo el año.

Desde ELA reiterar que nos parece indignante la subordinación de las instituciones públicas a los intereses de las empresas privadas en todas sus formas. También constatar que estudiaremos la posibilidad de recurrir jurídicamente los ZZMM.

.

 

EN DONOSTIA A 5 DE OCTUBRE DE 2020

 

1 de octubre día internacional de los derechos de las personas mayores. Rueda de Prensa

1 de octubre día internacional de los derechos de las personas mayores. Rueda de Prensa

RUEDA DE PRENSA. GIPUZKOAKO SENIDEAK

 

Hoy 1 de octubre día internacional de los derechos de las personas mayores nos hemos concentrado para denunciar que en Gipuzkoa todavía queda mucho recorrido por hacer en este aspecto.

Además nos hemos juntado para convocar a la ciudadanía a la manifestación que dará comienzo el próximos día 6 de Octubre a las 11:00 de la mañana, aquí, en la Plaza Gipuzkoa.
Esta manifestación convocada por las asociaciones Gipuzkoako Senideak, Irauli Zaintza, y los sindicatos LAB y ELA y apoyada por el Colectivo de Duintasuna es coincidente con el día de huelga convocado por ambos sindicatos en el sector de las residencias te la tercera edad de Gipuzkoa.

Con esta manifestación queremos recordar que hace más de dos años que el conflicto de este sector está vigente con más de 240 día de huelga y en el que se reclaman unas condiciones de trabajo dignas y un convenio para el sector.
Además queremos trasladar a la sociedad gipuzkoana que a pesar de lo duro que han sido estos 6 meses de pandemia, con más de 200 fallecidos y cientos de contagiados, la Diputación Foral de Gipuzkoa y las empresas no han dado una respuesta adecuada al sector.

Hoy 1 de octubre las residencias están peor que antes de la pandemia. La falta de personal habitual es más notable que nunca por el aumento de cargas de trabajo que ha supuesto la reestructuración de los centros.

Por todo ello queremos animar a toda la ciudadanía a participar el 6 de octubre. Debemos de ser conscientes todos y todas que estamos en una sociedad cada vez más envejecida y que como tal debemos de garantizar unos servicios sociales públicos y gratuitos dignos y de calidad. Es por ello que no dejaremos de pelear hasta que nuestros mayores tengan un servicio de calidad y las trabajadora unas condiciones de trabajo dignas.

 


SEGUIREMOS EN LUCHA

POR UN SERVICIO Y UNAS CONDICIONES LABORALES DIGNAS Y DE CALIDAD !!


 

Senideak Gipuzkoa
Desescalada y personas sin hogar

Desescalada y personas sin hogar

REFLEXIONES SOBRE LA SITUACIÓN DE LAS PERSONAS SIN HOGAR EN EL CONTEXTO DE LA DESESCALADA DEL COVID-19


Con el presente escrito pretendemos compartir una serie de ideas y consideraciones respecto a la atención a las personas en situación de exclusión social y residencial, en el contexto de la finalización del confinamiento.

En Donostia y en el resto del territorio de Gipuzkoa, las distintas administraciones junto a entidades sociales han habilitado medidas y plazas de alojamiento orientadas a posibilitar el cumplimiento de las medidas de confinamiento para las personas sin hogar. Esta situación nos ha permitido evidenciar el peso de la problemática y acceder a una cifra de personas sin hogar más real.

La situación de excepcionalidad, ha requerido a su vez de medidas excepcionales, donde hay que reconocer el esfuerzo y la colaboración entre las administraciones, las entidades sociales y las profesionales, que han respondido desde el más absoluto compromiso a la demanda de apoyo y refuerzo.

Las profesionales que hemos trabajado en los albergues y centros de día, hemos tratado de que las personas cumplan adecuadamente con las normas de confinamiento, se han trabajado procesos personales desde la empatía y la cercanía que nos ha permitido este caótico confinamiento, no siempre con el apoyo necesario en cuanto a estructuras, prevención y recursos personales. De hecho, hemos vivido una diferencia cualitativa entre los diferentes dispositivos:

  • Los albergues, con habitaciones, ducha, baño, cocina, han sido espacios en los que la convivencia y la intervención se ha abordado con muchas más garantías.
  • El Frontón Atano, en el que el espacio físico, el perfil de las personas que terminaban durmiendo en los alrededores, así como el malestar de muchos de los confinados, han provocado situaciones complejas y difíciles de gestionar.

Vídeo Resumen: 


 


Pensamos que se debería de reflexionar sobre las consecuencias personales, profesionales y sociales que supone el plantear centros en unas condiciones u otras, ya que se ha evidenciado que con estructuras y dotaciones dignas mejora la calidad de la intervención y los procesos avanzan.

Durante este tiempo hemos activado procesos personales trabajando desde un modelo de atención psico-social donde la compresión, la empatía, la contención emocional y el diagnóstico de necesidades han sido el eje principal desde donde hemos desarrollado nuestra actividad. Hemos detectado situaciones personales y necesidades emocionales apremiantes y, en algunos casos, muy graves que, indudablemente, determinan el devenir de las personas y su capacidad de desarrollo personal en términos de bienestar.

No podemos olvidarnos aquí que el fenómeno del sinhogarismo responde a una problemática multicausal en la que muchas de estas personas arrastran heridas muy profundas producto de experiencias traumáticas muy diversas: familias de origen desestructuradas, procesos migratorios dolorosos, problemas de salud mental… y con consecuencias muy graves como adicciones, ludopatías, cárcel, trastornos psicológicos, problemas laborales y de inserción, etc.

Pero y ahora que se termina la desescalada y volvemos a la “nueva normalidad”,

¿Qué va a suceder con las personas sin hogar?

¿Qué respuesta les vamos a dar como sociedad?

¿Seguiremos dejando atrás a los de siempre?

Estas preguntas y otras parecidas han sido las dudas y temores que hemos vivido tanto las personas alojadas como las trabajadoras de albergues y centro de día. En los últimos días hemos vivido incertidumbres, noches de insomnio, aumento de medicación, y mucha tensión. También numerosas reuniones tanto de entidades como con instituciones, en las que tratábamos de dar una respuesta correcta a estas dudas.

Desde el compromiso de las entidades sociales y de las tres instituciones implicadas (Ayuntamiento de Donostia, Diputación Foral de Gipuzkoa, Políticas Sociales del Gobierno Vasco) entendemos que la respuesta debería de ser acorde al trabajo que se ha realizado con las personas alojadas en los albergues en estos tres meses y cerrar el círculo de una forma gradual en la que nadie, o el menor número de personas se quede sin una atención (habitación, piso, centro, comida, etc.). Entendemos que aunque la crisis ha creado mucho sufrimiento, también hemos sabido aprovechar el momento para poder trabajar procesos.

Se han iniciado itinerarios de inserción con muchas personas, que al tener cubiertas otras necesidades han podido ahondar en problemáticas más complejas, aprovechando así el dinero y el esfuerzo invertido.

Es de agradecer el trabajo realizado ofreciendo alternativas a la mayor parte de las personas acogidas en los albergues, aunque prevemos que alguna persona va a quedar sin alternativa. Pero por otro lado también es real que todavía queda un gran número de personas en situación de calle o sin hogarismo (calculamos que unas 120). Algunas de estas personas no pudieron o no quisieron alojarse en los albergues, o fueron expulsadas, se encuentran en edificios ocupados, etc. Es verdad que están siendo atendidas desde el centro de día y otras entidades. Pero todas estas personas no están contempladas en las estrategias de realojamiento que se están planteando.

A este número habría que sumarle un número menor, pero no por ello menos importante de personas que pudiendo salir de prisión, siguen dentro por carecer de plazas de inserción. Hablamos de 20 a 25 personas.

Desde Arrats creemos que estos momentos de crisis socio sanitaria, aunque duros, también han sido y son una oportunidad para ver la realidad que tenemos y enfrentarla con inversiones de cara a futuro. Hemos demostrado que, si hay predisposición y ganas, es posible.

Se abrieron alrededor de 12 albergues en pocos días y el hecho de plantear una desescalada gradual y trabajando procesos con personas, nos ha sorprendido gratamente. Por ello, apelamos a la responsabilidad, proponiendo que conjuntamente administración y entidades sociales trabajen en la búsqueda de soluciones que impulsen iniciativas de apoyo a las personas que siguen en situación de sin hogarismo.

Debemos de incorporar a este debate a las otras administraciones que integran el sistema de protección social: Salud, Empleo y Garantía de ingresos, y en particular, Vivienda.  En este sentido apelamos a la colaboración y a la unidad de administraciones de cara a poner cuanto antes en marcha y convocar un grupo de trabajo dentro de la estrategia vasca para personas sin hogar 2018-2021.

Por último, apelamos a la colaboración entre las administraciones públicas y las entidades sociales al objeto de buscar alternativas a un horizonte lleno de incertidumbres, con el objetivo compartido de dar una respuesta conjunta a la situación de las personas sin hogar.

 

Ruinas que acogen vidas en busca de un futuro mejor.

Ruinas que acogen vidas en busca de un futuro mejor.

El Infierno. Ruinas que acogen vidas en busca de un futuro diferente.

We want to work

#NosVemosEnLaCalle

Un grupo de personas extranjeras sobreviven en las ruinas de la fábrica abandonada de “El Infierno”. La ilusión de una vida mejor, aunque lejos de la tierra que les vio nacer, les arrastró hasta aquí. Pero pronto la ilusión se convirtió en pesadilla; sin hogar, sin trabajo, sin expectativas intentan día a día seguir adelante.

En una cosa están de acuerdo, quieren, piden, necesitan un trabajo para salir de esta situación.

#NosVemosEnLaCalle


Y un mensaje claro revolotea en el ambiente. Claro, conciso, real… Tras el confinamiento

NOS VEMOS EN LA CALLE !!!

Mujer indigente


Videos Anteriores